Vale, recibes tráfico pero no conviertes. Es momento de reflexionar sobre la estrategia que estás siguiendo y hacer los pertinentes cambios. En este articulo me gustaría dejar consejos para optimizar la conversión que puedes utilizar ya mismo.

1. Analizar competidores

No podemos hacer un buen análisis si no estamos prestando atención a nuestros competidores. Una buena practica para crear una estrategia “única” empieza por analizar qué está haciendo la competencia.

Si tienes en cuenta a un negocio como tu competidor más inmediato es que ellos están haciendo algo bien que tú también deberías estar haciendo si quieres empezar a conseguir buenos resultados. Intenta analizar qué han hecho en el paso del tiempo y la frecuencia de cambio que tienen para que tu estrategia pueda ser más única. No se trata de copiar sino de identificar puntos débiles y sacar provecho de ello.

2. Analizar usuarios

Básico.

No es que queramos perseguir constantemente a nuestros usuarios con mensajes emergentes que molesten la navegación sino que estoy hablando de grabaciones de sesión, mapas de calor, de clics para analizar los movimientos de los usuarios y medir qué parte les interesan más.

Esto nos debe ayudar para saber dónde poner nuestro foco, tanto para una optimización como para una oportunidad, y así dar contenido personalizado a cada uno. Usa Hotjar, es una de mis herramientas preferidas.

3. Mensajes según intención

Una de las técnicas que más se usan, y con la que al mismo tiempo hay que tener cuidado, es con herramientas que detectan la intención de abandonar de un usuario. Por un lado, dependiendo de su uso pueden considerarse como intrusivas, de ahí que su utilización tenga que estar siempre basada en datos, colocadas en el momento y en el lugar oportuno de nuestra web.

Herramientas como Rooster, Sleeknote y Optinmonster, por citar algunas, nos pueden ayudar para captar esos usuarios que tienen intención de abandonar la web y que han cumplido una serie de requisitos como un tiempo de permanencia o un número concreto de páginas vistas.

Los pop ups van desde crear ofertas concretas, hasta la clásica suscripción a una lista de correo o la prueba gratuita de algún producto. Se trata de ofrecer algo de valor que haga pensar al usuario dos veces antes de abandonar la web sin realizar alguna conversión. De ahí que haga especial hincapié en que hay que usarlo en determinados momentos, ya que puede estar visto como una técnica de empuje.

Por ejemplo, tenemos un blog de un eCommerce de camisetas, y sabemos que un grupo de usuarios están haciendo una media de 10 páginas por sesión sin comprar. Podemos usar estas herramientas para ofrecerles un descuento a partir de las 10 páginas vistas en el momento en el que van a abandonar el sitio web. ¿Cómo lo veis?

4. Keywords y CTA juntas

Una buena técnica para no usar los mensajes de salida que comentaba anteriormente es traer a las personas adecuadas a nuestro sitio web. No queremos usuarios interesados en productos para el coche si lo que estamos vendiendo son cereales. Y esto comienza con la orientación por las palabras clave adecuadas para nuestro negocio.

Para evitar que los usuarios se sientan decepcionados y nuestras tasas de conversión se vean reducidas, tenemos que asegurarnos de que utilizaremos las palabras clave adecuadas a nuestro nicho de mercado. De este modo tendremos mayores probabilidades de que nuestros usuarios sean específicos para el tipo de producto que estamos vendiendo.

Una gran forma de hacerlo es con herramientas como SEMrush para saber en qué keywords estamos posicionados y en cuáles está nuestra competencia y el planificador de palabras clave de Google para analizar términos relacionados que buscan los usuarios sobre un tema en concreto.

Con la creación de las palabras clave adecuadas en la parte superior del embudo, podemos estar seguros de que nuestros esfuerzos de CRO no van a ser una perdida de tiempo.

5. Cambiar tus formularios

Soy de los que piensan que los formularios de una web tienen que ser simples y cortos, pero hay ocasiones en las que necesitamos más que un simple correo electrónico. Por ejemplo, en páginas web de agencias soy partidario de que tenemos que probar y ensayar diferentes formas. Experimentar según cuales sean nuestras necesidades, establecer micro-conversiones que nos ayuden a definir aún más el propósito del formulario hasta dar con el que nuestro negocio necesite.

No hay algo que funcione exactamente con certeza sino que lo importante aquí es estar continuamente haciendo pruebas hasta encontrar lo optimo que nuestros usuarios estarían dispuestos a completar.

6. Introducir urgencia

Aunque con cuidado, no quieres crear una mala UX con mensajes parecidos a los de Booking (sólo queda una habitación, ya claro).

La mayor parte del tráfico web no convierte, sin importar cuanto de alto sea, es un hecho. Esto se debe a que la mayoría de usuarios piensan que pueden volver cuando quieran, pero por lo general no sucede. Sitios como Privalia tienen un modelo diferente, crean urgencia constantemente.

Un mensaje de marketing no sólo tiene que ser claro sino que también debe hacer ver a los usuarios que se producto podría no estar disponible en un corto periodo de tiempo. Sobretodo en eCommerce, y más en periodos vacacionales en los que deberíamos establecer un periodo de tiempo concreto para estas ofertas ya que será cuando la gente interactúe, pensando que la oferta podría no estar disponible en algún momento. Se trata de guiar al usuario sin ser molesto.

7. Relevancia

Si no aporta, no lo pongas!

Continuando con el punto anterior, no podrás crear sentido de urgencia si no hacemos un mensaje relevante. Y para que un mensaje sea relevante es necesario comprender quien es nuestro publico y qué están buscando en la web. Este conocimiento nos llevará a poder crear mejores mensajes personalizados para cada tipo de usuario. ¿Te acuerdas de los mensajes de salida?

8. Micro y macro-conversiones

Las macro-conversiones son objetivos primarios de conversión de una página web como pueden ser la compra de un producto o suscribirse a una newsletter. Ambos casos están asociados a ingresos directos.

Por otro lado las micro-conversiones son acciones que como su nombre indica son más pequeñas y son aquellas que ayudan a construir una macro-conversión. Pueden ser tantas como queramos dependiendo de nuestra estrategia de marketing. Ver un tutorial, un follow en redes sociales, comentar en un articulo, etc., todas las que estén dirigidas a la compra final

Definir estas dos acciones de una manera complementaria entre si pero con diferentes objetivos nos ayudará a identificar dónde está la fuga de nuestro funnel de conversión. Pero recuerda todos los anteriores puntos, hay que hacerlas relevantes y probar diferentes técnicas, sin importar lo pequeña que sea la micro-conversión que queramos definir.

Tú tienes la última palabra, ¿te ha parecido útil este articulo? ¿cuales son las técnicas que usas en tu sitio web? Siempre he pensado y pensaré que es muy necesario poner a prueba diferentes ideas, mensajes y enfoques para llegar a nuestro público y entender lo que funciona mejor. Después de todo, cada web es un mundo.