Una landing page es el corazón de toda estrategia de Inbound Marketing. Sin embargo, a veces se utilizan mal y sin un objetivo concreto. En este articulo quiero compartir con vosotros cuatro formas de utilizar landing pages enfocadas a conversión.

Pero antes, en la metodología Inbound ¿qué es una landing page? Por si os lo estáis preguntando, una landing page es aquella página a la que el usuario accede con un objetivo en concreto, que en numerosas ocasiones viene asociado a un descargable.

Hay muchas formas de hacer una landing page pero todas tienen que eliminar distracciones e incluir una llamada a la acción. Os voy a presentar cuatro formas de hacerlas.

1. Formulario

Es uno de los tipos más comunes. Imagen de producto, información del mismo y un formulario que una vez rellenado, nos dará la información que estamos solicitando. Se suele usar para ofertas como ebooks, guías, etc. Funciona por tres motivos:

  1. Previsualización de la imagen: La imagen del producto (en caso de que esté) hace que parezca más real. Y también nos da la oportunidad de utilizar elementos visuales fuertes para ayudar a resaltar el producto.
  2. Títulos: Es lo primero que verás al entrar en la landing page, un titular. Es algo crítico para llamar la atención del usuario. Tiene que incluir una propuesta de valor.
  3. Formulario corto: Dos o tres campos como mucho. Tiene que ser fácil de rellenar, eliminando una gran cantidad de fricción. Hay que poner las cosas fáciles desde el principio.

Cómo usarla

Hay tres ingredientes clave en este tipo de landing pages. Encabezado, cuerpo del texto dónde se describe lo que el usuario va a encontrar, con sus beneficios, y un formulario.

Si te has decidido por este tipo de landing tienes que enfocarte en primer lugar en el titulo, tanto en el principal como en los siguientes encabezados de sección. Hay que usar titulares fuertes, emotivos, y centrados en los beneficios para así, persuadir a los usuarios.

Por otro lado, hay quien asegura que una imagen de producto es fundamental. Bueno, por gustos y dependiendo del producto que ofrezcas también puedes añadir algún vídeo y testimonios.

El cuerpo del mensaje es muy importante, pero creo que ya no tanto como el titular. Una vez que hemos captado la atención del usuario con el titular, centrémonos en amplificar los beneficios en lugar de repetirlos.

Por último, agrega un formulario con el menor número posible de campos. Nombre, apellidos y un email de contacto. Hazlo fácil. Y aunque las empresas B2B pueden tener otra estrategia y necesitar más datos, si tu oferta es buena, podrás conseguirlos más adelante a través del lead nurturing.

No te olvides de añadir una sección sobre tu empresa y algunos testimonios si quieres crear sensación de mayor seguridad. Aunque personalmente soy partidario de mostrar los beneficios y un indice de la guía, como este ejemplo de Socialmood.landing 40defiebre

2. Producto

Esta es tan común en algunas empresas que su estructura es hasta predecible. Y sin embargo funciona por varias razones:

  1. Se centra en las características del producto. Así los usuarios pueden hacerse a la idea de cómo es el producto, qué problema soluciona así como su funcionamiento.
  2. Se muestra el producto visualmente.
  3. Social Proof: La mayoría de estas landing pages tienen opiniones de los usuarios, lo que ayuda a eliminar dudas, permitiendo conversiones más altas.

Cómo usarla

Esta landing es extremadamente flexible. La mayoría tienen una gran imagen de producto con un titulo llamativo, una lista de características y ventajas, testimonios, prcios y una sección sobre la empresa.

Como decía, es muy flexible y depende del tipo de producto que quieras vender. Si tu producto es Dropbox, te centras en las características. Si por ejemplo es un CRM, hazlo con una lista de precios. Mientras que para productos más caros con ciclos de venta más largos es útil una sección de atención personalizada. Esto lo hace muy bien Apple. Os dejo como ejemplo la del iPhone 8.

3. Vídeo

Esta la he visto menos porque requiere de más esfuerzo, pero es en mi opinión una de las más divertidas porque es en la que más posibilidades de testeo hay.

En ella puedes eliminar los botones de reproducción, los ajustes del vídeo, probar diferentes fondos, orden de los elementos que la componen (vídeo arriba, beneficios después, o vídeo y beneficios al mismo nivel). Algunas incluso desactivan la opción del volumen, pero esto ya es pasarse (se trata de hacer que la página tenga una buena experiencia de usuario).

La he visto usar como captación de un webinar, incluso como página previa a una página de descarga. Funciona por varios motivos:

  1. Mayor porcentaje de conversiones: Hay opciones que sólo aparecen cuando el usuario ha visto un porcentaje del vídeo. Los usuarios que consumen tanto contenido son probablemente los más comprometidos y por lo tanto, los que mejor convierten.
  2. No hay distracciones: Si ya de por si las landing pages no tienen distracciones, las de vídeo lo eliminan todo, reduciéndolas al mínimo.
  3. Más atractiva: Como formato, el vídeo es mucho más atractivo que un texto plano y una imagen de producto.

Cómo usarla

Esta landing tiene dos elementos básicos, el vídeo y una llamada a la acción tras la que aparece un formulario. El elemento más importante es el vídeo pero el formulario tiene un papel importante ya que con él podemos testear si el usuario, después de ver un porcentaje determinado de vídeo, es susceptible de rellenar más campos de información.

Para mejorarla, prueba diferentes duraciones para el vídeo, así como contenidos post-vídeo. El ejemplo que os dejo es de Outbrain.

4. Larga

Las landing pages han sido durante mucho tiempo un elemento básico. De hecho, todavía las hay que parecen más un artículo que una página enfocada a conversión.

En este ejemplo encontramos landings de más de 3.000 palabras o con las que hay que hacer muchísimo scroll. Y aunque parezca que no, convierten especialmente bien si se consigue generar una historia que conecte con el usuario, respondiendo y guiando sus necesidades y preocupaciones.

Estos tipos de landing funcionan especialmente bien en las últimas etapas del funnel de conversión, puesto que son un usuario informado al que sólo hay que llevar al compromiso final centrándonos en la propuesta de valor de nuestro producto. Funcionan porque:

  • Captan la atención: Son en esencia una buena historia, y el formato, un texto con pocas imágenes, hace que sea difícil desviar la atención.
  • Se centra en la propuesta de valor. Son menos características y más beneficios.

El titulo tiene que ser emotivo, pegadizo y visual. El texto tiene que centrarse, como ya he mencionado, en una narración de los beneficios más que en una lista de características. Tiene que conectar con el usuario respondiendo sus incertidumbres y ambiciones.

Para mejorarla, debido a que suele ser una página con mucho texto, cuida el diseño, la tipografía, el tamaño de los párrafos y la presentación de los mismos.

Como ves, hay varias opciones, todas dependen del tipo de producto u oferta que quieras dar. ¿Cuál de estas landing pages te gusta más?