Es así de sencillo. Google sólo encuentra tus artículos y páginas cuando estas están enlazadas en algún lugar. ¿Enlaces internos o externos? Yo personalmente soy más partidario de un buen enlazado interno antes de diseñar cualquier estrategia de enlazado externo.

Más que nada porque los enlaces internos ayudan a que todo el contenido esté conectado y por supuesto, a crear la mejor estructura posible, tanto para Google como para el usuario.

¿Por qué? Porque con el enlazado interno tenemos más control sobre lo que le estamos diciendo a Google, así como el camino que tiene que seguir y las páginas que consideramos más importantes, mientras que con el enlazado externo no tenemos control sobre la calidad del contenido de esa página.

Mi consejo aquí es definir bien una buena arquitectura de información y enlazado interno que conecte las páginas más valiosas de nuestro sitio, desde las más especificas hasta las de long-tail, y luego intentar conseguir algún enlace externo de calidad.

¿Por qué es importante?

Lo primero, por una sencilla razón. Google utiliza los enlaces para saber qué contenido de tu web está relacionado y lo que es de valor para ese contenido.

Rastrea las webs mediante enlaces internos y externos. Ese rastreo se hace mediante un robot que cuando entra a una página comienza a seguir enlaces para determinar cuál es la relación entre ellas, sus mensajes y otros contenidos. De esta manera es capaz de saber qué páginas están relacionadas con según qué temas.

Por eso muchas veces es importante definir correctamente la forma de ordenar el contenido. Si será mediante agrupadores como tags o mediante categorías. Así nos aseguramos que el buscador entiende que el contenido de esas páginas se relaciona con otro contenido agregado.

El valor del enlazado interno

Además de entender la relación entre contenidos, Google divide el valor del enlace sobre todos los que están en una web. El valor de estos enlaces se extiende sobre todos los que se encuentren en esa página y así sucesivamente.

Por lo tanto, las publicaciones más recientes que tengamos obtendrán más valor de enlace si se las enlaza en la página principal en lugar de enlazarlas directamente en una categoría. Además de esto, Google las encontrará más rápido si están enlazadas en la página principal.

Más enlaces a un contenido significa más valor, si, pero no todos los enlaces sino los de autoridad. Por eso hay ocasiones en las que hay webs que enlazan su contenido mejor posicionado al que acaban de crear, para pasar así la autoridad de una página a otra y aumentar las probabilidades de que clasificación.

Cómo diseñar una estrategia de enlazado interno

Es importante que el enlazado interno que diseñemos se haga sobre una base regular. Agregar los enlaces internos adecuados hará que Google sea capaz de entender mejor la relevancia de las páginas, la relación entre ellas y el valor que aportan. Qué vamos a ver aquí:

  1. La pirámide como estructura ideal
  2. Importancia de las taxonomías
  3. Aprovechando el contenido relacionado
  4. Más aspectos a tener en cuenta
  5. Ejemplo de enlazado interno

1. La estructura ideal

Seguro que en más de una ocasión habéis leído aquello de que la mejor estructura de una web tiene que ser similar a la de una pirámide, con el contenido más importante en la parte superior. Detectar ese contenido y empezar la estrategia a través de ellos hará que la autoridad pueda pasar de unas páginas a otras.

Por otra parte, también es importante enlazar a esas páginas superiores desde subpáginas o categorías relacionadas. El enlazado interno muestra a Google qué páginas contienen información sobre temas similares.

En mi opinión, la estructura ideal pasa por la home, los contenidos angulares sobre los que girará el resto del site, sus páginas relacionadas, y en la base aquellas de long-tail.

Por cierto, no olvides enlazar desde la parte superior. Además del enlazado entre páginas siguiendo una estructura lógica, tampoco hay que olvidar enlazar esos potenciales contenidos importantes desde la home. Haciendo esto conseguirás que las páginas más importantes tengan un alto valor de enlazado y se hagan más fuertes para Google.

2. Importancia de las taxonomías

Como ya he citado, en el caso de un blog es importante ordenar el contenido por categorías o tags, o lo que es lo mismo, las taxonomías. Añadir enlaces a categorías y tags ayuda tanto a que Google entienda la estructura del blog como a los usuarios que quieran saltar de un contenido a otro dentro de un mismo tema.

3. Papel del Contenido relacionado

¿Sabes esos mensajes que ponemos entre párrafos para enlazar hacía otro contenido? Pues eso también ayuda a que Google pueda saber cómo es la estructura y qué contenidos son similares a otros.

Hay plugins para WordPress que añaden secciones completas y mensajes según un tipo de categoría o tag, como los sidebar en los que se muestran los artículos más populares o los últimos publicados, pero yo creo que lo mejor en estos casos es aprovechar y hacerlos tú mismo, optimizando el contenido según la estrategia a seguir.

4. Más aspectos a tener en cuenta

Además de todo lo que he mencionado ya sobre cómo crear un buen enlazado interno, hay algunos factores que tendríamos que tener en cuenta, como los no follow y los anchor texts.

No Follow

Utilizaremos la etiqueta No Follow cuando queramos que Google no siga un enlace porque consideremos que no es importante para nuestra estrategia.

Con esto podrías pensar en poner muchos enlaces no follow en un artículo para dar solamente la autoridad a los que te interesen, pero cuidado porque por ejemplo Google es capaz de detectar la cantidad de no follows y follow que hay para determinar si son coherentes.

Por otro lado, tampoco pienses que un no follow significa que la página no puede clasificarse en los resultados de búsqueda porque eso es la etiqueta No Index.

Anchor texts

Una vez que has decidido qué enlaces tienen que estar en una página y que páginas deben ganar el valor del enlace, es importante usar el anchor text adecuado. Para que lo entendáis mejor, el anchor text es el texto en el que está en enlace y en el que los usuarios hacen clic.

Cuidado con esto porque pese a que por ejemplo no es lo mismo utilizar un ”pincha aquí” de un ”comprar entradas para” en una web de venta de venta de entradas, tampoco hay que caer en un exceso de optimización.

Hace años podíamos poner el mismo anchor text para diferentes enlaces y Google nos clasificaba más alto para esa keyword, pero hoy en día es capaz de entender el contenido que está alrededor del anchor text, determinando más relevancia por eso que por el propio anchor text.

5. Ejemplo de enlazado interno

Imaginemos que somos una tienda de guitarras y que tenemos un contenido sobre ”Guía paso a paso para aprender a tocar la guitarra” en el que basaremos el resto de la estrategia. Con ese post lo que queremos es clasificar la web para todos los temas relacionados con aprender a tocar la guitarra.

Agregando enlaces internos con otros contenidos relevantes como ”Cómo empezar a tocar la guitarra” y ”Errores a evitar cuando empiezas a tocar la guitarra”, Google entenderá que el contenido del articulo principal tiene más información sobre la keyword principal. Así que después de un tiempo, será más asequible (que no fácil) que lo clasifique como importante por encima de los demás sobre aprender a tocar la guitarra.

Aunque obviamente, dependerá de otros muchos factores, pero al menos, habremos dado el primer paso.

Conclusiones: cuida tu enlazado interno

A lo que iba al principio. La conclusión principal y mi objetivo aquí es el que cuides tu enlazado interno porque mediante una sólida estrategia ayudamos a que el usuario pueda saltar de un contenido a otro y enseñamos a Google cuál es nuestra estructura y cuáles son nuestras páginas más importantes.