Hacer SEO puede resultar muy divertido. Crear contenido, distribuirlo, ganar autoridad, etc. A simple vista mola, pero hay algo en SEO imprescindible antes de ese proceso de creación y distribución del contenido, las auditorías.

No son lo que nos hubiéramos imaginado en un principio, ni un proceso sencillo, sino que  son todo lo contrario, indicios de por qué falla nuestro sitio y qué tenemos que hacer para mejorarlo.

No seré yo el que diga que las auditorías no molan, porque a mi eso de analizar, sacar conclusiones y dar recomendaciones me parece lo más, es una fase imprescindible antes de poder crear y optimizar el contenido adecuado.

La auditoría tiene que incluir cómo se ve la web a ojos de Google, y cómo la ven los usuarios. Me explico, la web podría verse bien, y sin embargo, tener problemas estructurales o técnicos. Es decir, que si empezamos a hacer contenido con estos fallos, probablemente estemos conduciendo un coche con los neumáticos desinflados.

Una auditoría es más o menos algo así, ver qué problemas tenemos antes de empezar a correr. Lo complicado de todo esto es que tras la auditoría y la resolución de los problemas, la web sigue siendo la misma a ojos del cliente, pero no a ojos de Google ni de un usuario.

Después de todo, hay muchas personas que todavía entienden el SEO como técnicas para estar primero en los resultados de búsqueda, y no, por suerte hemos evolucionado, y mucho.

1. Rastreo

¿Por qué no podemos empezar a hacer SEO basándonos en la creación de contenido y de enlaces? Porque todo gran contenido necesita un buen contenedor sin fisuras.

¿De que sirve comprar en un supermercado los mejores productos si nuestra bolsa está rota? Ve al Search Console de Google en Webmaster Tools para ver si el buscador está recibiendo correctamente todas las páginas de nuestro sitio.

Google tiene que ser capaz de rastrear su web con facilidad y entender de qué trata la web, de lo contrario, dejará de devolver nuestra web cuando alguien busca términos relacionados, y eso en nuestra estrategia de contenidos SEO es un error que puede echar todo a perder.

La web no se ve igual a ojos de un usuario que de un buscador y por eso tiene que ser legible para ambas partes, por mucho que los defensores de las personas piensen en ellas antes que en el buscador.

Trata también de comprobar el robots.txt, el sitemap que le diga a Google qué páginas tiene que visitar primero y cuantas etiquetas nofollow y noindex tenemos en la web, así como las canonical que le indiquen al buscador cual es la página principal.

Sigamos, porque hay veces en el que los mayores problemas de una web es que todas las páginas apuntan con un canonical hacia la home, haciendo imposible el posicionamiento de las mismas. Al final, como ya he citado con el ejemplo del supermercado, de nada sirve hacer un gran contenido bien optimizado con palabras clave y enlaces de autoridad si Google no puede rastrearlo.

2. Calificar y cuantificar resultados

El objetivo de la construcción de enlaces es por supuesto mejorar el ranking de palabras clave, atraer tráfico cualificado y en última instancia, lograr más conversiones. Para eso tenemos que preguntarnos.

  • ¿Qué palabras clave me gustaría relacionar entre sí?
  • ¿Lo estoy haciendo bien en los títulos y metadescripciones?
  • ¿Cómo sabemos que el tráfico que traemos está calificado?
  • Una vez que el tráfico llega a la web, ¿cual es el comportamiento del mismo?

Y aún hay más, ¿usamos herramientas para ver ese comportamiento? CrazyEgg, Hotjar, etc. ¿Conocemos el valor de un lead? ¿Sabemos cuántas páginas vistas hacen falta para su conversión? Como veis, las preguntas son ilimitadas, hay tantas como queremos a la hora de cuantificar resultados.

3. Mejora la experiencia de usuario

Como sabréis, el objetivo de Google es ofrecer la mejor experiencia de usuario posible. Esto significa que quieren que los usuarios sean capaces de encontrar las respuestas a sus preguntas de una forma rápida, sencilla, y sin errores.

Para ello, Google premia a las webs clasificándolas por sí proporcionan una peor o mejor experiencia de usuario en la que intervienen muchos aspectos técnicos propios de SEO, tales como la velocidad del sitio, la fácil navegación, las llamadas a la acción claras y directas.

Como veis, lo que es bueno para SEO es a menudo bueno para los usuarios. La mayoría de los factores del ranking son cosas que Google tiene muy en cuenta a la hora de posicionar más arriba.

4. Construye enlaces de autoridad

Una vez que hemos optimizado la página web, entonces, podemos empezar a hablar claro, la construcción de enlaces es una de las tácticas más importantes para el éxito del SEO en los motores de búsqueda, ya que como sabréis, por seguir con el ejemplo, Google verá a nuestro sitio como una referencia.

Pero recuerda que un sitio web con muchos enlaces no significa que Google vaya a rastrear correctamente el sitio web. Además, los enlaces se vuelven mucho más valiosos cuando apuntan a un sitio bien optimizado, ya que Google puede rastrear más rápido y entender la conexión entre la vinculación.

Si tienes más dudas de cuales son los factores de posicionamiento en Google, leete este post de Daniel Ezquerro.

A modo personal, si que creo que la mejor forma de hacer un buen linkbuilding es establecer relaciones, y hacer un gran contenido. Y eso nos lleva mucho tiempo, a veces incluso más de lo que el cliente necesita o espera.

Conclusiones

En pocas palabras, las auditorías son costosas en muchas ocasiones, ya que la parte práctica es mucho más divertida. Y puesto que antes he puesto el ejemplo de los coches y las ruedas, tomate algún tiempo tras hacer la auditoría. No es exactamente el modo de transporte más rápido para llegar a lo más alto de una montaña, pero mola, ¿verdad?

Al igual que el SEO, se necesita de tiempo para construir un buen vehículo. ¿Cuánto tiempo exactamente? Si bien no hay una respuesta, dependerá más de un largo que de un corto plazo.