“Llegar, vomitar e irse” es una famosa definición de la tasa de rebote de Avinash Kaushik que aprendí de Gemma Muñoz. Pero, ¿qué significa exactamente? ¿Cómo es eso de que rebotan? ¿Qué indicios da la tasa de rebote de una página web?

¿Qué es la tasa de rebote?

La tasa de rebote es una métrica que mide el porcentaje de personas que aterrizaron en una página de una web y no hicieron nada. Esto no tiene porque ser ni bueno, ni malo, sólo depende de con qué la compares y cómo trates esta métrica.

Lo que significa es que el servidor de Google Analytics o de la herramienta de medición que utilicéis no recibe ningún evento por parte del usuario, y este se dice que rebota cuando no se ha producido ese engagement.

Puedes modificarla para que a los 30 segundos salte un evento automático que indique engagement. Dependerá del objetivo que tengas marcado. Para lo que podemos utilizar la tasa de rebote es para medir la calidad de una página web o la calidad de tu audiencia. Y por calidad me refiero siempre a su el público se ajusta al objetivo de tu sitio.

¿Cómo calcula Analytics la tasa de rebote?

Según Google se calcula de la siguiente manera.

La tasa de rebote es una sesión de una sola página dividida por todas las sesiones o el porcentaje de todas las sesiones de tu web en las que los usuarios sólo ven una sola página, enviando una única solicitud al servidor.

En otras palabras, recoge todas las sesiones en las que una visita sólo visitó una página y la divide en todas las sesiones. Tener una alta tasa de rebote puede significar tres cosas.

  • La calidad de la página es baja. No hay nada que llame la atención al usuario.
  • La audiencia no coincide con el propósito de la página, y por lo tanto, hay poco engagement.
  • Los usuarios han encontrado lo que estaban buscando y se han ido.

Cómo veis, ni es del todo positivo ni tampoco negativo.

¿Cómo interpretar la tasa de rebote?

Si es mayor o menor no va unido a si es bueno o malo, simplemente dependerá del objetivo de la página. Si el objetivo es solamente informar, entonces una tasa de rebote alta no es malo.

Si, claro que te gustaría que fuera bajo, pero cuando sólo han visitado por ejemplo, la página de contacto para encontrar una dirección, no sorprende que cierren la página después. Por eso he citado anteriormente que la tasa de rebote se puede modificar según objetivos, y que es un indicador de engagement, pero si sabemos cómo usarlo.

Por ejemplo, imaginemos que tenemos un segmento con usuarios nuevos y vemos que la tasa de rebote es alta. Pensemos en cómo podemos mejorar su engagement si tenemos como objetivo aumentar nuestra audiencia (siempre se tiene ese objetivo, ¿no?).

Otro ejemplo, si el objetivo es participar, entonces una tasa de rebote alta si es mala. Tenemos un formulario y queremos que se suscriban, pero nadie lo hace, y por lo tanto no se envía el evento, así que la tasa de rebote es alta.

También puede haber otras causas para una página de suscripción, como por ejemplo, que lo anunciado y encontrado no se corresponda del todo. Habrá usuarios que esperaban algo más y que al entrar no se habrán sentido identificados. Por último, ya lo dejo, también puede ser porque tu newsletter no sea lo suficientemente atractiva.

Tasa de rebote y SEO

Hay mucha discusión sobre si la tasa de rebote afecta a SEO. Siendo sinceros, no me imagino que Google tome como factor de clasificación algo que puede estar mal implementado o trucado. Más que nada porque los datos no son de todo fiables. Por eso hay que coger con pinzas eso de que la tasa de rebote alta es mala.

Es más, para estar más tranquilos, hay Googlers que dicen lo mismo, Google no usa los datos de Google Analytics en su algoritmo de búsqueda. También porque, ¿qué pasa si usas Adobe Analytics?

Lo que es seguro es que tenemos que trabajar y mejorar para que cuando nos visitan desde un motor de búsqueda, la tasa de rebote sea la menor posible. Ya sea porque estimemos que el objetivo de la página puede cumplirse en por ejemplo 20 segundos o porque damos contenido relacionado atractivo al tema presentado.

Desde una perspectiva holística de SEO es necesario que se optimice cada aspecto de la web. Y la tasa de rebote contribuye a ello, por supuesto.

Tasa de rebote y conversión

Si analizamos la tasa de rebote desde la perspectiva de la conversión, podemos usarla para medir el éxito. Por ejemplo, digamos que hemos cambiado el diseño de la página con la esperanza de que convierta mejor, así que la tasa de rebote es una métrica a seguir.

Si vemos un aumento de los rebotes, el cambio de diseño podría haber sido equivocado y podría explicar una baja tasa de conversión. Porque nunca tendrás rebote alto y muchas conversiones. Y si lo tienes es que está mal implementado.

También puedes analizar la tasa de rebote de las páginas más populares. ¿Cuáles tienen un alto porcentaje y cuáles un bajo? Compara dos y saca conclusiones.

¿Más formas de ver la tasa de rebote? Vamos desde la perspectiva de las fuentes de tráfico. ¿Cuáles tienen una alta tasa y cuáles una baja?

Quizá te sorprendas por el rebote de la newsletter en relación con el porcentaje de clics, que suele ser bajo, como también sobre las redes sociales, que suele ser alto. Lo que tenemos que pensar aquí es por cómo mejorarla para aquellas fuentes que nos están trayendo un tráfico considerable (en caso de que sea objetivo).

Desviaciones

He visto, y tenido, clientes con unas tasas de rebote ridículamente bajas (de menos del 10%) para ser por ejemplo un blog sin apenas relacionadas. Esto podría ser porque Analytica no se ha implementado correctamente y hay ocasiones en las que reconoce y manda eventos cuando no tiene que hacerlo.

Normalmente, esta baja tasa de rebote es causada por un evento que dispara el servidor de Analytics. Pop-ups, auto-plays de vídeos o cualquier evento que se dispare después de 1 segundo. Por supuesto que si hemos creado un evento a partir de un % de scroll, tenerlo bajo sería positivo, porque nos muestra que los usuarios se desplazan para leernos.

¿Cómo mejorar una tasa de rebote alta?

En mi opinión hay dos formas de ver la tasa de rebote. Desde una perspectiva de tráfico y desde la perspectiva de página.

Si ciertas fuentes de tráfico tienen altas tasas de rebote, entonces es que necesitamos analizar lo que esperan el tipo de usuario que llega a través de ellas. Supongamos muchas visitas nos llegan a través de tráfico de referencia pero tienen un alto porcentaje de rebote. Eso significa que no estamos a la altura de las expectativas. Tendremos que ver si el enlace está situado en el lugar correcto.

Si por ejemplo, la página si está a la altura y tiene un porcentaje grande, entonces tenemos que mirar la página. ¿Cómo es la usabilidad? ¿Hay CTAs claros? ¿Tiene enlaces internos a relacionadas? ¿El menú es fácil de usar? ¿Invita la página a buscar contenido?

¿Y la tasa de salida, qué es?

Es normal que la tasa de rebote se confunda con la tasa de salida. Literalmente, la tasa de salida es el porcentaje de páginas vistas que fueron las últimas en la sesión. Solamente nos indica el lugar en el que los usuarios se van después de interactuar.

El ejemplo de Google:

  • Lunes: Página B> Página A> Página C> Sale
  • Martes: Página B> Sale
  • Miércoles: Página A> Página C> Página B> Sale
  • Jueves: Página C> Sale
  • Viernes: Página B> Página C> Página A> Sale

Los cálculos de porcentaje de salida y rebote son:

Porcentaje de Salida

  • Página A: 33% (3 sesiones incluyen Página A, 1 sesión salió en la página A)
  • Página B: 50% (4 sesiones incluyen Página B, 2 sesiones salieron en la página B)
  • Página C: 50% (4 sesiones incluidas Página C, 2 sesiones salieron en la página C)

Porcentaje de Rebote

  • Página A: 0% (una sesión empezó en la Página A, pero al no ser una única sesión no tiene tasa de rebote)
  • Página B: 33% (El rebote es menor que la salida porque de las tres que empezaron en la Página B, una tiene rebote)
  • Page C: 100% (Sólo hay una sesión que empezó en la Página C, la del jueves, y tiene rebote así que 100%)

Conclusiones

Puedes utilizarla para analizar lo que estas haciendo, tanto si para si se cumplen las expectativas como para si cumples objetivo. Sin embargo, si por algo a mi me gusta la tasa de rebote es por determinar qué páginas podrían necesitar más atención. Eso si, siempre cruzándola con otra métrica/segmento más.