Son menos buscadas, pero las keywords de long tail son mucho más especificas y entienden la fase en la que está el usuario, así como su intención de búsqueda. Con ellas conseguimos menos tráfico, si, pero de más calidad por aquello de entender lo que el usuario necesita.

¿Qué necesitamos para empezar con una estrategia de long tail? Lo primero, tener muy claro cuál es la visión de la empresa, dónde quiere llegar, el producto y por supuesto, lo que ya tenemos. Desde contenidos hasta los aspectos más técnicos.

¿De qué va esto del long tail? De la importancia de comprender tu producto y el esfuerzo que tienes que hacer para clasificar este tipo de keywords.

¿Cuál es tu objetivo?

Para clasificar estas keywords tienes que ser muy consciente de lo que ofreces y de cómo lo haces. Es decir, de lo que te hace especial y te diferencia del resto.

Si entiendes lo especial que hay en tu producto serás capaz de transmitírselo a los demás. Y por lo tanto, de elegir las keywords correctas en cada punto de la estrategia.

Es decir, podrás poner el foco en unas keywords concretas para luego expandirlo en otras, sin necesidad de centrarte en si es o no más fácil o difícil clasificar una u otra keyword de long tail.

Competitividad del mercado

En algunos mercados es muy complicado clasificar keywords. Algunos son altamente competitivos, con grandes empresas dominando todos los resultados de búsqueda. Empresas con mucho presupuesto y equipos dedicados exclusivamente a ello.

Aquí es dónde entra la misión y objetivos que tengas. Si son claros, tienes que ser capaz de definir lo que hace que tu producto o servicio destaque en el mercado. Y si puedes, entonces también puedes encontrar un nicho dentro de un mercado muy competitivo. Y tendrás que usar esa misión y objetivo para clasificar las keyword de long tail.

Por ejemplo, dónde antes no podrías haber clasificado “helados en Madrid” ahora es posible que puedas hacerlo con “los mejores helados artesanales de Malasaña“. Utiliza las keywords que usa tu publico objetivo y evita toda clase de terminologías difíciles.

Clasificación del long tail

Es mucho más sencillo clasificar para keywords de long tail que para keywords más comunes. Otro beneficio de centrarse en este tipo de keywords es que, aunque estas keywords se usen menos en las búsquedas, el usuario que las encuentra está más próximo de la fase de compra en el buyer journey.

Cuanto más largo y específico sean las keywords de long tail, mayores serán las posibilidades de conversión.

Yo por ejemplo ahora estoy buscando una casa en el campo para pasar el año que viene unas vacaciones. Quiero que sea lo más interior posible en la montaña. Así encontré Basoa Suites. Buscando por “alquiler casa en la montaña lejos de la ciudad“. Más fácil que si hubiese usado Basoa o “casa en la montaña“.

Utiliza tu objetivo y misión para definir el long tail

Cuando defines tus objetivos y la misión de tu producto lo que en realidad estamos haciendo en términos long tail es elegirlos. Los que hemos elegido para la misión y objetivos bien podrían ser el eje del long tail.

Si concienciamos a los usuarios de nuestra misión, trabajar en términos relacionados puede ser mucho más sencillo, como el caso de Basoa Suites o para Alki, mobiliario contemporáneo de madera (toma ya).

¿Qué sigue?

Después de todo sigue contenido y más contenido. Eso si, todo unido a una buena arquitectura y una correcta búsqueda de keywords.