Frases de una sola línea e incluso palabras individuales que a menudo son más difícil de escribir que un artículo de investigación. Tienen que ser directos, sin perder el tono de voz de la marca y al mismo tiempo el elemento que dirija a los usuarios hacia una determinada acción. Y en esa acción hay que transmitir confianza. Vamos a ver qué funciones cumplen.

Mejorar la experiencia de usuario

El diseño de experiencia de usuario tiene como objetivo hacer que las cosas se sientan intuitivas para quienes las están utilizándo. Los microcopy necesitan actuar de la misma manera ya que a través de ellos, los usuarios pueden detener el uso y abandonar el proceso por completo.

Un microcopy no tiene por qué explicar el diseño sino que debe mejorar la experiencia de usuario trabajando dentro del contexto para responder a la pregunta “¿y ahora que hago?”. Por ejemplo, el copy de un botón no debe indicar “pinchar aquí”, sino que tiene que hacerlo informando dónde va a ir el usuario o que pasará cuando presione, como “guardar información”.

Slack es un buen ejemplo de esto. Involucra al usuario, le dirige y pide la información justa y necesaria. Por ejemplo, informa de las cosas que se pueden cambiar más adelante (así no tienes la presión de elegir un nombre de usuario para toda la vida), permitiendo usar la aplicación lo antes posible.

Adaptar la sensibilidad al momento

Si nos fijamos en las formas, hay muchas de solicitar el mismo tiempo de información. Para los usuarios, es posible que las formas no se correspondan con lo que se está pidiendo, siendo complicado responder. ¿No sería más útil si la forma de un microcopy respondiera un poco más al contexto de lo que estamos pidiendo? La escritora Sara Wachter-Boettcher tiene una historia muy buena sobre cómo solicitar un tipo de información.

Sara describe como en un proceso de solicitar información a un ambulatorio las preguntas tratan sobre si ha sido agredida sexualmente sin contexto y sin asegurar cómo se tratará esa información. Por lo que sería interesante equilibrar la información que necesitas, por qué y entender lo que la persona que está al otro lado quiere contestar.

Indicar qué ha pasado

Si algo ha salido mal, los usuarios se suelen culpar a si mismos. Los mensajes de error tienen que indicar qué ha pasado y qué podemos hacer para mejorarlo porque de lo contrario, podrían frustrar a los usuarios, perder ventas y dar una mala imagen de la aplicación o servicio.

Lo que necesitan los usuarios es ser guiados y sentirse seguros en caso de tener problemas. A lo largo del día, cuando introducimos muchas contraseñas, sabemos que ponemos mal alguna pero no podemos ver en muchos casos la contraseña que estamos introduciendo para saber qué falla. Lo que tenemos que hacer aquí es reflejar empatía y ayudar.

Un buen mensaje de error es aquel que indica:

    1. Qué ha pasado
    2. Por qué
    3. Qué significa ese error para el usuario
    4. Qué se puede hacer para evitar otro error

El mensaje de error debe incluir suficiente información para resolver ese problema, usando un lenguaje adaptado al de los usuarios y la situación.

Cumplir con tu guía de estilo

Además de ayudar a los usuarios, un microcopy también te da la oportunidad de divertirte un poco. No sólo tiene que ser de carácter informativo sino que tiene que añadir personalidad donde quiera que esté el mensaje, porque estos también ayudan a la forma de comunicar. Y si no mirad lo que hace MailChimp.

mailchimp copy

MailChimp lo hacen muy bien, ya que no sólo limitan sus microcopy a hacer acciones sino a los momentos después de conseguir esa acción. En los copy trabajan también el aspecto visual para añadir una capa de personalidad a su funcionalidad.

Probar y analizar

Para saber si funcionan, haz la prueba con un test de usuarios. Obsérvales para ver dónde pausan y se toman más tiempo en contestar. De las sesiones podemos sacar muchas hipótesis, desde que el contenido no es compatible con el diseño o que confunde al usuario. Personalmente recomiendo varias maneras de probarlos sin necesidad de llenar la pantalla de mensajes:

    1. Escucha las palabras que usa tu público
    2. Pide a los usuarios que resalten las palabras de tus páginas
    3. Pídeles que piensen en voz alta

Escribir un microcopy no es tarea fácil. De hecho puede ser la más costosa porque tienes que estar a merced de un contexto, un diseño, una funcionalidad y un tono de marca.